Digital clock

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Saber perdonar


Perdonar no es anular, como si nada hubiera ocurrido; ni es olvidar, como si fuera posible una amnesia súbita; ni es no tenerlo en cuenta, ser imprudente y no aprender de la experiencia. Perdonar no significa ser ni ciego ni ingenuo. Lo hecho, hecho está y no hay dios que lo cambie.

 Perdonar es dejar de odiar, es acabar con el rencor, terminar con el resentimiento. Perdonar es renunciar a la venganzaHabrá quien no sepa perdonar, pero los hay también que no quieren perdonar. Si éste es tu caso, no perdones y quédate con tu rencor, pero has de saber que en el pecado tendrás la penitencia, porque el rencor es triste y el perdón alegría. Acumular sentimientos negativos como rencor, odio o rabia afectan considerablemente la salud pues, entre otras cosas, debilitan al sistema inmunológico. En muchos casos el primer paso para acabar con esas dañinas emociones es contemplar el perdón, así sea a quien nos haya causado el disgusto o frustración o a nosotros mismos,"Vencer y perdonar, es vencer dos veces": Pedro Calderón de la Barca  ”Si supiesemos comprender, no nos haria falta perdonar” 
Cuando una persona perdona, no está ayudando a quien la ofendió, se está ayudando a sí misma, porque se está deshaciendo de los sentimientos negativos y está recuperando el equilibrio y la paz interior.

Un elemento importante para lograr la felicidad es el saber perdonar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario