Digital clock

sábado, 27 de julio de 2013

A mis hijos...

Abrí la puerta.

Por fin después de muchos años conseguí dar ese paso. Un paso muchas veces pensado, muchas dejado de lado y otra muchas vuelto al presente. Como sabéis por fin lo dí.

Ahora nuestra familia esta cambiando de forma, de costumbres...pero hay algo que no cambiará jamás, y es mi amor por vosotros dos. Siempre estaré a vuestro lado, siempre me tendréis con vosotros, hasta mi último día.

No importa qué cambios ocurran en las semanas, meses y años venideros, una cosa es segura: Siempre seremos vuestros padres. 


Divorcio es una palabra atemorizadora, pero realmente significa que nuestra familia experimentará algunos cambios. Los cambios son parte de la vida, parte del crecimiento. . Las estaciones cambian todos los años. Las modas en la ropa y el peinado cambian. Vosotros cambiáis de curso a medida que crecéis  Cambio significa que las cosas de alguna manera serán diferentes. Eso no significa que las cosas serán malas. 

A veces lleva tiempo acostumbrarse a los cambios, como comenzar en un nuevo curso con un nuevo profesor. Los cambios nos dan la oportunidad de hacer las cosas de una manera nueva y mejor.

El cambio en nuestra familia no tiene que ver con quien tiene razón y quien no, o quien es bueno y quien malo. Hemos  tratado de la mejor manera posible de resolver nuestros problemas. La forma vieja no funcionó para nosotros y ahora trataremos de una forma nueva para nuestra familia en la que habrá más paz, calma y felicidad para todos nosotros. En lugar de preocuparnos por quién es culpable, pensemos acerca de cómo podemos ver los cambios futuros como una nueva aventura —un nuevo capítulo de nuestras vidas. ¿Quién sabe lo que habrá en el futuro?

 Las cosas funcionarán bien
A menudo estamos asustados cuando comenzamos cosas nuevas y enfrentamos nuevos desafíos. Como la primera vez que aprendisteis a montar tu bicicleta, el primer día de escuela o el primer día de campamento, la primera visita al dentista. Las cosas siempre tienen una forma de funcionar, aunque temamos que no. El divorcio será de la misma manera. Las cosas serán nuevas y diferentes por un tiempo.

Tendremos nuevas maneras de hacer algunas cosas —algunas nuevas responsabilidades, algunas diferencias en nuestro programa. Pero la vida seguirá adelante. Nos acostumbraremos a las diferencias. Hasta preferiremos algunas de ellas. Y después de un tiempo, miraremos atrás y diremos, la vida es diferente de cómo era, pero todo está bien. Yo estoy bien, nuestra familia está bien y, lo más importante de todo,  nos queremos. Es mucho mejor que bien. 

No importa lo que ocurra, no importa los cambios que sucedan, una cosa es cierta. Mamá y Papá siempre os querrán. Eso nunca cambiará. Sin tener en cuenta donde vivamos, o lo que hagamos. Podeis contar con eso. Y nunca lo olvideis.




No hay comentarios:

Publicar un comentario